“Tener un administrador de fincas colegiado es sinónimo de garantías”